¿Es 2021 el año del río? La importancia de la protección del agua dulce

Por Michael Salama

Los ecosistemas de agua dulce, si bien son algunas de las áreas más valiosas, biodiversas y amenazadas de nuestro planeta, a menudo son omitidos del ámbito de la conservación. Cubren menos del uno por ciento de la superficie de la Tierra, estos ecosistemas albergan alrededor del diez por ciento de todos los seres vivos y un tercio de todas las especies de vertebrados conocidas. Los terrenos inundables ribereños y los estuarios son los ecosistemas más productivos del mundo para las comunidades humanas. Pero aunque son fundamentales no solo para las vidas y los medios de subsistencia humanos, sino también para la mayoría de la vida en la Tierra, estos ecosistemas han sido sometidos a un estrés antropogénico intensamente destructivo en el último medio siglo. Las especies de agua dulce tienen un mayor riesgo de extinción que los taxones terrestres, y un tercio se enfrenta actualmente a la amenaza de extinción. Las poblaciones de fauna acuática continúan disminuyendo a medida que aumenta la dependencia humana de los ecosistemas de agua dulce, lo que representa una gran amenaza para la estabilidad política, social y económica, tanto como para la biodiversidad.

Con las iniciativas de conservación locales e internacionales más prominentes en las últimas décadas, ¿por qué se han sometido estos valiosos ecosistemas de manera desproporcionada a este tipo de degradación? Desafortunadamente, durante mucho tiempo la comunidad conservacionista ha pasado por alto la necesidad de especializar los mecanismos de protección para los ecosistemas fluviales y de agua dulce. Las áreas protegidas y otros métodos basados en áreas siguen siendo los enfoques más comunes para la conservación, centrándose casi exclusivamente en los ecosistemas terrestres y marinos. En el vecindario de Pedasí, por ejemplo, el Refugio de Vida Silvestre Pablo Arturo Barrios tiene como objetivo evitar la perturbación del ecosistema marino del Golfo de Panamá y los ecosistemas terrenos del bosque seco, dunas, y playa. A nivel mundial, menos de un tercio de los ríos tienen algún componente dentro de un área protegida, y solo uno de cada diez está completamente protegido. A menudo, se considera protegidos los cuerpos de agua dulce cuando la tierra que los rodea lo está, pero esa suposición no tiene en cuenta muchas de las amenazas únicas que pueden enfrentar los sistemas fluviales. La protección basada en áreas no evita que los ecosistemas de agua dulce sufran impactos río arriba como contaminantes, embalses, especies invasoras, sobrepesca y otras perturbaciones. En otras palabras, nada impide que las amenazas ingresen a un ecosistema fluvial fuera de un área protegida, y luego fluyen hacia adentro de los límites del área y alteren el equilibrio ecológico tanto en el agua como en la tierra. Más directamente, las áreas protegidas muchas veces no evitan que se realicen proyectos de embalses en ecosistemas fluviales dentro de sus límites; hasta la fecha, se han contabilizado más de 1200 represas dentro de áreas oficialmente protegidas. Ese número aumentará en 500 en los próximos veinte años.

Con toda la evidencia que apunta a la insuficiencia de la protección basada en áreas para la protección del agua dulce, necesitamos un cambio de perspectiva. En lugar de continuar siguiendo el falso mantra de que proteger la tierra alrededor de un río también protegerá el río tanto como la tierra, debemos dedicar atención, esfuerzos y recursos específicos a la protección duradera de los ecosistemas de agua dulce. Este cambio puede ser un desafío logístico, pero los estudios han demostrado que las recompensas sí se pueden lograr. La integración de las necesidades de los ecosistemas de agua dulce en los esquemas generales de protección puede conducir a un aumento de seis veces en los beneficios para las especies de agua dulce, mientras que solo disminuye los resultados terrestres en un 1% .

Afortunadamente, este cambio se ha comenzado el año pasado. Grandes voces conservacionistas como The Nature Conservancy y el World Wildlife Fund están reajustando sus enfoques para ser más conscientes de las necesidades de los ecosistemas de agua dulce, tanto que 2021 ha sido considerado como el «Año del río». Con un equipo de expertos de TNC, yo ayudé a desarrollar una infraestructura de política global para la protección duradera del agua dulce, de modo que los proyectos de conservación en todo el mundo puedan orientar sus esfuerzos hacia la evitación de amenazas de los ecosistemas de flujo libre. La estrategia de biodiversidad de la Unión Europea ha reconocido la necesidad de una política de conservación de agua dulce y ha aceptado el marco de TNC como un primer paso. La iniciativa Derechos de los Ríos (parte del movimiento Derechos de la Naturaleza) esencialmente alienta a los países que otorguen a los ríos derechos fundamentales y básicos como la conectividad hidrológica y la calidad sostenible del agua. Ha ganado impulso en todo el mundo, con más de 75 organizaciones participantes en la Cumbre de Biodiversidad de las Naciones Unidas y países como Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Australia, Nueva Zelanda e India adoptando el movimiento. Por otra parte, naciones como China, que anteriormente habían ignorado la salud de sus cuencas hidrográficas, ahora también están comenzando a establecer protecciones federales.

Se necesita más de un “año del río” para corregir las deficiencias de siglos de desarrollo y perturbaciones antropogénicas, especialmente cuando los esfuerzos de conservación en general no han abordado estos problemas. Pero 2021 se llega como un punto de inflexión en términos de impulsar las necesidades de protección del agua dulce a la vanguardia de la conservación internacional. Es imperativo para el futuro de estos ecosistemas, y para el futuro de la dependencia humana de ellos, que los proyectos de protección concentren los recursos en identificar, evaluar y aliviar las amenazas a sus ecosistemas de agua dulce a escala. América Latina continúa desempeñando un papel de liderazgo clave en este proceso, ya que los países y las ONG están comenzando a integrar en las políticas más protección para sus paisajes de agua dulce altamente valiosos y alterados.

La iniciativa de reforestación de cuencas hidrográficas de Pro Eco Azuero es un gran ejemplo de esto. Estamos restaurando el bosque seco estratégicamente a lo largo de la cuenca del río Oria, retirando una zona de amortiguamiento ribereña de árboles para mejorar la calidad del agua. Este tipo de amortiguador evita la erosión excesiva de sedimentos y evita que la escorrentía agrícola contamine el río. La presencia de árboles por un corredor ribereño como este también es fundamental para el sustento de la biodiversidad en un río; la caída de materiales leñosas como lanas y troncos en los ríos crea zonas de alimentación y desove para los peces y otras formas de vida acuática, propagando el equilibrio de todo el ecosistema. Este equilibrio, y la salud general de los ecosistemas de agua dulce como ríos y manglares en Azuero, es clave para el futuro económico de la región. Las comunidades de Los Santos dependen en gran medida de la pesca para el sustento económico y nutricional, y muchas poblaciones de peces requieren ecosistemas intactos de agua dulce para los lugares de desove y reproducción. Mientras Pro Eco Azuero continúa el proceso de restauración y protección de los corredores ribereños de Los Santos, estamos luchando por la conservación de ecosistemas, vidas y medios de subsistencia de todo Panamá. Otras organizaciones en otros países deben hacer lo mismo para allanar el camino hacia un futuro más saludable, biodiverso, y verde.

¡Adopta un árbol en Azuero!

Saludos de la Fundación Pro Eco Azuero! Esperamos que esta carta lo encuentre con bien. Actualmente estamos en medio de una de nuestras temporadas con mayor acción, trabajando en el proceso de plantar, cuidar y monitorear nuestros árboles a lo largo del corredor de la península de Azuero, en la provincia de Los Santos. Estamos comenzando una campaña «Adopta un Árbol» esta temporada en conjunto con nuestros esfuerzos de reforestación de los próximos meses. El objetivo de esta campaña de donación es crear conciencia sobre la conservación no solo del corredor de Azuero, sino también de nuestro planeta a través de un intercambio rápido y tangible, así como la personalización del proceso.
 Con una donación de 5 dólares, a través de PAYPAL, puede convertirse en
dueño de su propio árbol que ha sido reforestado por nuestro equipo de la Fundación Pro Eco Azuero. ¿Qué significa esto?
Convertirse en propietario de un árbol significa que su nombre será registrado en nuestro sistema como tal, y le enviaremos un par de tarjetas personalizadas con la siguiente información para mostrar nuestra gratitud:

  1. Un par de tarjetas virtuales personalizada de su árbol.
  2. Le invitamos cordialmente a unirse a nuestra causa
    ¡Queremos que estas tarjetas sean una pequeña ficha para recordarle la importancia de cuidar nuestra casa en común, y la belleza de cada árbol que habita el planeta! ¡Esta campaña también podría ser una pequeña idea de regalo para alguien que usted sabe que apreciaría ser dueño de un árbol Azuerense!
    En cualquier caso, todas y cada una de las donaciones son muy importantes para nuestra misión y para nuestros árboles! ¡Le invitamos cordialmente a unirte a nuestra causa!
    Al hacer la donación, recuerde incluir el nombre del Futuro Propietario del Árbol.
    Cualquier pregunta, escríbanos a info@proecoazuero.org.

El sistema de monitoreo SIG: Un puente entre el bosque y la oficina

Imagen de una parte del corredor ecológico que se extiende por toda la provincia de Los Santos
Imagen de una parte del corredor ecológico que se extiende por toda la provincia de Los Santos

80 kilómetros de largo, con dos zonas de amortiguación de 10 kilómetros a cada lado. Eso significa aproximadamente 1600 kilómetros de tierra, casi 1000 millas cuadradas. Este es el objetivo de la Fundación Pro Eco Azuero: Establecer un corredor ecológico que se extiende a lo largo de la provincia de Los Santos. Este corredor conecta parches aislados de bosque a medida que crece, conectándolos con su inventario de otros parches anteriormente aislados. Sigue más o menos a lo largo de la cuenca del río Oria, conectándola con el parque nacional Cerro Hoya y la reserva forestal la Tronosa. Al final, el objetivo de la FPEA es un corredor reforestado expansivo para fines de biodiversidad, propósitos socioeconómicos y ambientales.

Noble como es, este objetivo necesita ayuda. Su cumplimiento requiere la ayuda de un sistema de monitoreo efectivo, debido a la gran área de tierra bajo atención, lo que a su vez significa grandes cantidades de datos que vienen con la plantación de nuevos árboles, atender a árboles ya plantados, y tomar los datos del crecimiento de los árboles a lo largo del tiempo.

La Fundación Pro Eco Azuero ha tomado este asunto en sus propias manos. FPEA utiliza el sistema de monitoreo de SIG (SIG significa sistema de Información Geográfica) como un sistema de mapeo digital para obtener exactamente las cantidades masivas de datos de los árboles reforestados en este corredor expansivo. Sin duda, esta es una de las características más definitorias de la Fundación Pro Eco Azuero de las otras organizaciones sin fines de lucro en Panamá.

La Fundación Pro Eco Azuero es una organización que se centra en la reforestación «estratégica»; esta es una medida que es rara encontrar en la mayoría de las iniciativas de reforestación alrededor del mundo. Mientras que otros programas implican reforestación y luego no hay un seguimiento real en términos de monitoreo, FPEA realmente enfatiza la importancia de su sistema de monitoreo de 1) plantando cuidadosamente y estratégicamente árboles en términos de localización, y 2) negándose a dejar el árbol al destino ateniéndolos y monitoreando con el sistema de SIG.

Ellos monitorean cada árbol en una base bianual. La temporada de reforestación es en la época de lluvias, que es de junio a noviembre, aproximadamente. El primer monitoreo ocurre en la estación seca, en algún momento entre noviembre y diciembre. Además, un segundo monitoreo ocurre justo antes de la época de lluvias en mayo: El propósito de este segundo monitoreo es notar cuántos árboles necesitan ser replantados. Los árboles que murieron son reemplazados.

Este sistema garantiza el éxito del corredor, ya que el futuro de los bosques se atiende cuidadosamente.

ESRI es un proveedor internacional de software SIG, SIG en la web y aplicaciones de administración de geodatabases. La Fundación Pro Eco Azuero trabaja estrechamente con ESRI Panamá, utilizando todas las plataformas ArcGIS como Collector y Survey123.

Un GPS submétrico, una característica de navegación que es un componente del sistema SIG, está conectado a las “cedulas de identidad” de los árboles, que contiene información sobre ellos. La cédula incluye lo siguiente: Fecha de siembra, colaborador (recopilador de datos), propietario de la parcela, especies de árboles, estado de salud del árbol, altura, anchura de la copa, y lo más importante, la georeferencia del punto capturado. La Georeferenciación simplemente significa tomar una imagen digital (ya sea una imagen aérea, una imagen de un mapa geográfico, o una imagen de un mapa topográfico), y agregar información geográfica a la imagen para que el sistema SIG pueda localizar el árbol en su ubicación del mundo real.

Roxana García con el equipo de monitoreo
Roxana García con el equipo de monitoreo

Roxana García fue una estudiante de Biología Ambiental que sirvió como voluntaria para FPEA, contribuyendo a un equipo de reforestación que trabaja estrechamente con el sistema de monitoreo SIG ESRI. Su trabajo implicó viajes a los lugares boscosos con todo su equipo, comenzando desde las primeras horas de la mañana. Ahora es empleada de FPEA, como asistente de programa que va al campo para el monitoreo y la actualización de mapas web. En sus propias palabras, Roxana explica que, “[tuve] buenas experiencias entre ellas y las más beneficiosas para mí como participante en la fundación Pro Eco Azuero fueron

  1. la culminación con éxito del monitoreo digital en campo.
  2. Nuevos conocimientos en el área de monitoreo mediante SIG.
  3. Explorar diferentes áreas de la región de Azuero.”

Así, la experiencia de Roxana como voluntaria trabajando con el sistema de monitoreo SIG naturalmente le llevó a aprender más sobre el sistema mismo, pero también más sobre la región de Azuero. Es inevitable que alguien que haya recorrido trece kilómetros de tierras boscosas monitoreando árboles jóvenes no se compenetre y aumente sus conocimientos en el área. Este sistema de monitoreo es más que una tarea que implica rastrear árboles; es un puente entre el bosque y la oficina, entre el análisis y la experiencia.

La información es clave. El sistema de monitoreo optimiza el proceso de análisis de datos. En el quid de este monitoreo está la comunicación básica del árbol así como también del que lo plantó; como describe Roxana, “Desde el día de la recolección de semillas, los futuros árboles empiezan a ser nuestros nuevos hijos y como tal debemos cuidarlos, y poder darles un seguimiento en su crecimiento, el cual siempre miramos con una vista positiva en aras de mejores acciones y beneficios para toda nuestra fauna que forma parte de nuestro corredor.”

La innovación también es clave. Al igual que el aspecto submétrico del GPS del sistema SIG fue uno de los elementos principales en la implementación de la cartografía/supervisión digital, podría haber una mayor racionalización y eficiencia de este proceso. Roxana menciona que, “Como fundación siempre buscamos métodos innovadores para restaurar el hábitat del mono araña de Azuero (ateles geoffroyi azuerense), no paramos y siempre tratamos de implementar nuevas tecnologías sin desestimar los beneficios de ninguna. Nuestro próximo paso es ingresar al manejo de drones donde podremos obtener nuevas imágenes, con un nuevo monitoreo masivo y de mayor eficiencia.”

Práctica de vuelo por parte de Flying Labs a los colaboradores de la Fundación Pro Eco Azuero
Práctica de vuelo por parte de Flying Labs a los colaboradores de la Fundación Pro Eco Azuero

En 2019, La Fundación Pro Eco Azuero ganó una subvención con Panamá Flying Labs, quien forma parte de la Universidad Tecnológica de Panamá – con esta subvención, FPEA ganó un dron. Con la capacitación y la licencia adecuada para el equipo de monitoreo respectivo, el monitoreo de drones catalizaría el proceso, ya que la georeferenciación podría hacerse sin la visita individual a cada árbol. Una advertencia es que estos drones sólo podrían trabajar en árboles que tienen al menos tres años de edad, puesto que son muy pequeños.

Si, el sistema de SIG es uno de los sellos que distinguen a FPEA de otras organizaciones no gubernamentales con iniciativas de reforestación. Sin embargo, para mantener este monitoreo bianual, el equipo tiene que visitar lugares muy remotos en toda la provincia de Los Santos, a lo largo de grandes distancias. Tienen que transportar los plantones a caballo, subir colinas empinadas, etc. Irónicamente, a pesar de la naturaleza relativamente avanzada del sistema de SIG, la ejecución real del proceso de monitoreo requiere un trabajo bastante rudimentario y primitivo que puede ser engorroso. Es mucho trabajo. Con la ayuda los drones, este proceso puede ser automatizado, y por lo tanto optimizado, facilitando el trabajo para el equipo de monitoreo, y a su vez, acelerando la visión de La Fundación Pro Eco Azuero para ver las parcelas robustas y reforestadas a lo largo de los ochenta kilómetros.

Sin duda, el sistema de SIG ya ha sido de gran ayuda a FPEA y su causa; solo se puede imaginar cómo el aumento de la innovación podría conducir al crecimiento exponencial de la organización, y lo que es más importante, el crecimiento exponencial de los árboles en la región de Azuero.

Expansión a través de las fronteras: La experiencia de los estudiantes de la Universidad McGill con la Fundación Pro Eco Azuero y su evaluación del impacto de Iniciativas Escolares

Maranda y Paul en la estación de buces en la Ciudad de Panamá
Maranda y Paul en la estación de buces en la Ciudad de Panamá
Maranda y Paul con Kiera Morril, un ex integrante del cuerpo de paz
Maranda y Paul con Kiera Morril, un ex integrante del cuerpo de paz

Cuando el COVID-19 comenzó a extenderse a un ritmo espantoso por todo el mundo la comprensión se hundió en dos estudiantes universitarios que de hecho su llegada a Los Santos pronto sería seguida por su partida. Una vez más, COVID-19 se levantó para desempeñar el papel del villano. Con solo 7 días en el campo de trabajo en las comunidades rurales de Los Santos, los dos estudiantes de McGill, Maranda Raskin y Paul Bent, se vieron obligados a hacer un cambio de sentido prematuro y regresar a casa.

Sin embargo, esto de ninguna manera significó un viaje inútil; Su tiempo en Los Santos a pesar de su corta vida dio sus frutos en forma de afirmaciones y reflexiones cuidadosamente empaquetadas y presentadas en su informe final, «Evaluación del impacto de las iniciativas de educación ambiental en Los Santos, Panamá: un estudio cualitativo».

Dentro de su informe final comienzan delineando sus análisis de piezas literarias de las cuales derivaron marcos para usar en su evaluación cualitativa del impacto de la iniciativa educativa de la Fundación Pro Eco Azuero «Iniciativas Escolares» en los estudiantes participantes, pero también en sus familias y la comunidad envolvente de la cual los estudiantes son miembros integrales.

Por ejemplo, hacen referencia al artículo de Nicole Ardoin y Alison Bowers titulado «Resultados de educación ambiental para la conservación: una revisión sistemática» y comentan que el documento de Ardoin y Bowers «proporciona un marco para analizar los impactos de dos maneras diferentes; impactos ecológicos directos y cambios de actitud o comportamiento” (Raskan y Bent, 16). Más importante aún, Raskin y Bent relacionan este concepto con Iniciativas Escolares: “Puede ser beneficioso para futuros investigadores medir los impactos de las Iniciativas Escolares midiendo cuantitativamente la cantidad de árboles plantados en los últimos diez años y sus tasas de supervivencia en las comunidades y midiendo cualitativamente los conocimientos ambientales adquiridos y compartidos, así como los cambios de comportamiento individuales”(17).

Además, Raskin y Bent apuntan al marco de cuatro principios de Ardoin y Bowers que simbolizan un programa efectivo de educación ambiental. 1) Un tema seleccionado con enfoque local. 2) Formar asociaciones con científicos locales y administradores de recursos naturales en organizaciones locales sin fines de lucro. 3) Incorporación de proyectos de acción. 4) Intencionalidad y creatividad e informes exhaustivos de los resultados del programa (16-17).

En respuesta a este marco, Raskin y Bent señalan acertadamente las características de calificación de FPEA; FPEA mantiene un enfoque local en la Península de Azuero y específicamente en el corredor ecológico estratégico desde el sur de la provincia de Los Santos hasta la reserva protegida de La Tronosa, tienen estrechas relaciones con científicos locales, administradores de recursos y miembros del gobierno local, y sus proyectos de acción implican iniciativas de reforestación (16). Sin embargo, el cuarto principio es donde intervienen las investigaciones de Raskin y Bent: plantean la hipótesis de que «una evaluación de impacto completa revelaría mejoras ecológicas directas positivas y una mayor conciencia de los problemas ambientales dentro de las comunidades en las que se enseñaron las Iniciativas», ya que un impacto la evaluación implicaría un informe exhaustivo de los resultados del programa (17).

Por lo tanto, su evaluación de impacto fue la razón por la que pasaron 7 días en el campo de trabajo. Aunque solo pudieron visitar dos de los siete lugares planeados originalmente, pudieron realizar trece entrevistas perspicaces con los miembros de la comunidad en Nuario y Bajo Corral. Para enfocarse en sus tres objetivos de medir el impacto que las Iniciativas Escolares tienen en los estudiantes y sus respectivas familias y comunidad, buscaron entrevistar a los miembros de cada grupo de audiencia respectivo. Describen que «cuatro se llevaron a cabo con estudiantes graduados de las iniciativas escolares, cuatro con madres de estudiantes que habían participado en el programa, uno con un pariente de un estudiante participante, uno con cada Cuerpo de Paz de la comunidad y uno con cada maestro de la comunidad», con cada comunidad refiriéndose a Bajo Corral y Nuario siendo las dos comunidades (29).

A través de estas entrevistas, Raskin y Bent descubrieron sentimientos que insinuaban el profundo impacto que las Iniciativas Escolares han tenido en los estudiantes y sus respectivas comunidades y familias. Sin embargo, esta declaración no viene sin sus advertencias; Raskin y Bent señalan la visión tradicional de larga data de la ganadería y la deforestación como el actual campeón de la visión ambiental de Los Santos.

Eduvina, la maestra de Bajo Corral explica que la información presentada por Iniciativas Escolares a menudo contradice lo que se ha visto y enseñado en los hogares de estos estudiantes durante toda su vida: «Ellos llevan el mensaje a la casa porque aprenden cosas que no se deben hacer y que se corrigen. Por ejemplo, ellos practican la quema, y saben que no se debe hacer porque se contaminan el ambiente y todos esos mensajes son los mismos con sus padres en la casa” (33). Además, Renata, una estudiante de secundaria que se graduó de la escuela primaria Nuario, explica que sus padres no comparten las mismas opiniones que ella, ya que valora el cuidado del medio ambiente y el cuidado de los animales (34).

Sin embargo, Raskin y Bent demuestran que ciertamente hay signos de cambio, aprendizaje y crecimiento como resultado de Iniciativas Escolares. Un ejemplo particular que brindan es el de una madre de una estudiante llamada Sarita. Ella expresa «La idea de este proyecto es de sembrar más árboles para los monos, el mono no necesita, más se hace para nosotros los humanos que los necesitamos porque nuestro planeta está muy deteriorado»(35).

Su testimonio destaca los impactos introspectivos que ha provocado Iniciativas Escolares, ya que demuestra la habilidad de ver más allá de la costumbre tradicional y extrapolar un significado más grandioso sobre la necesidad de proteger un planeta en deterioro, todo desde una iniciativa de educación primaria en la que participaron sus hijos.

Sarita comenta más acerca de su cambio de conciencia debido a esta iniciativa del proyecto: “Antes no tenía un amor tan profundo para el medio ambiente como el que tengo ahora, mi visión cambio sobre eso. Antes mis abuelos estaban por quemar y talar. A través de este proyecto, tome conciencia: no más destrucción, hay que generar vida. Yo ahora que conocí a fondo esto también, yo no voy a destruir más a mi madre naturaleza, voy a darle algo a ella, ayudarla, porque es mi planeta y es lo que les quedará a mis nietos ”(40).

Los propios estudiantes también exhiben el conocimiento que han adquirido a través de la iniciativa: de manera similar a cómo el susurro que ocurre en la conversación puede ser muy fuerte en el colectivo, las breves citas de los jóvenes dispersos en todo el informe de Raskin y Bent culminan en un gran mensaje. «Aprendimos mucho: medio ambiente, los monos, y los animales» (38). «Aprendí muchas cosas sobre cómo cuidar los árboles, los animales» (38). «Tratar de tener cuidado al medio ambiente, los animales» (38). «Que Tenemos que cuidar los árboles porque los animales están en peligro de extinción» (38). En conjunto, es una deducción fácil para Raskin y Bent decir que Iniciativas Escolares ha tenido un impacto duradero en los destinatarios primarios: los estudiantes. A través de entrevistas con el Cuerpo de Paz y los maestros, Raskin y Bent pudieron respaldar la afirmación de que Iniciativas Escolares también han tenido un impacto en las comunidades que rodean a los estudiantes.

Raskin y Bent, a pesar de su corta estadía, han podido realizar entrevistas reveladoras que apoyan y amplifican el impacto de Iniciativas Escolares en tres grupos principales: los jóvenes, sus padres y familias, y los miembros de la comunidad con quienes viven juntos. Inspirados por el marco provisto en el artículo de Ardoin y Bowers, buscaron ejecutar una evaluación de impacto exhaustiva (para proporcionar evidencia del cuarto criterio del marco) del programa Iniciativas Escolares en siete comunidades para delinear la efectividad de esta iniciativa en particular de educación ambiental. Uno solo puede imaginar el potencial del análisis de datos en profundidad que se ha tenido que perder debido a la pandemia viral; sin embargo, el trabajo que realizaron Raskin y Bent durante su estadía ciertamente da pie a la idea de que, según sus hallazgos, Iniciativas Escolares es un programa de educación ambiental que ha cumplido con los criterios de efectividad, especialmente dadas las diversas formas en que desafía la norma preexistente de negligencia ambiental han tenido éxito.

Oportunamente, Maranda explica en una reflexión personal: “Al reflexionar sobre mis experiencias en las comunidades de Nuario y Bajo Corral, lo que más me ha atrapado es lo amable que fueron todos con los que hablamos, así como la gran pasión que tenía la gente por aprender sobre la protección del medio ambiente y mejorar sus comunidades”.

Escrito por: David Hwang.

Traducido por: Milagros Castillo.


Bibliografía

  • Ardoin, Nicole, and Alison Bowers. “Environmental Education Outcomes for Conservation: A Systematic Review.” Biological Conservation. Elsevier, November 14, 2019
  • Raskan, Maranda and Bent, Paul. “Assessing the Impact of Environmental Education Initiatives in Los Santos, Panamá: A Qualitative Study.” Fundacion Pro Eco Azuero. 2020.

Desde casa siguen los Proyectos Comunitarios en Azuero

Nuestra temporada lluviosa está por llegar y es el momento oportuno para empezar a darle vida a nuevos plantones, debido a la gran demanda de nuestra meta este año esta labor no la podemos hacer solos por ello hemos querido involucrar e invitar a nuestros aliados en las comunidades de Azuero para que juntos podamos producir desde nuestras casas la mayor cantidad de plantones posibles y así poder llevar a cabo las reforestaciones previstas de este año.

Dentro de las comunidades contamos con muchos adultos mayores de bajos recursos que sus fuentes de ingresos y de sus familias se debían a la agricultura a baja escala, vendiendo sus productos en mercados informales y por los pueblos vecinos; sabemos que estas prácticas por el momento no se pueden llevar a cabo, afectando así directamente la economía de estas personas.

Pro Eco Azuero está ofreciendo a todas estas personas amantes de cultivar la tierra la oportunidad de proveernos de plantones desde la comodidad de sus casas y de esta manera generar pequeños ingresos mediante microcontratos que les permitan sobrellevar la situación actual. Dichos microcontratos son un acuerdo donde nuestros aliados se comprometen a brindarnos cierta cantidad de plantones y la Fundación les retribuirá monetariamente por ello. Para conocer más acerca de este proyecto visita nuestra página web www.proecoazuero.com

Dana, proveedora de plantones en Paritilla
Gloria, proveedora de plantones en Bajo Corral
Lidia, proveedora de plantones en Pedasí
Proveedores de plantones en Paritilla

También trabajamos con el grupo de Eco Artesanos de Azuero proporcionándoles los materiales necesarios para que sigan creando y produciendo desde sus hogares diferentes artículos con fibras naturales, innovando sus diseños para ofrecer gran variedad de artículos al público en general. Para saber más acerca de los Eco Artesanos te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales @proecoazuero donde compartimos imágenes de sus creaciones.

Dana, Eco Artesana de Paritilla
Maruja, Eco Artesana de Paritilla
Dalila, Eco Artesana de Paritilla

La Fundación está muy complacida con la activa participación de las comunidades en Azuero, sin moverse de sus casas han utilizado este tiempo de manera productiva dejando claro que la vida continua y hay que aceptar los cambios y adaptarnos a las nuevas circunstancias que se nos presentan siempre con el mejor ánimo y una actitud positiva.

¡Feliz día Madre Tierra, Gracias por todo lo que nos proporcionas!

Dibujo de Valeria Espino Ríos 8 años, ganadora del concurso “Dibuja tu Tierra Ideal”
Dibujo de Valeria Espino Ríos 8 años, ganadora del concurso “Dibuja tu Tierra Ideal”

El 22 de abril de cada año se lleva a cabo la celebración del Día de La Tierra, siendo este año el aniversario número 50 de esta importante conmemoración; este día fue propuesto con el fin de honrar a La Tierra, demostrando un gran apoyo a la protección del medio ambiente y de la conservación de su biodiversidad y de sus recursos naturales.

Es un movimiento en el cual tienen participación muchos países efectuando diferentes tipos de actividades para concientizar a las generaciones de la importancia que requiere la protección de nuestro planeta y que debemos hacer para minimizar los grandes problemas que la aquejan.

Dibujo de Ana Gabriela Agudo de 10 años, segundo lugar del concurso “Dibuja tu Tierra Ideal”
Dibujo de Ana Gabriela Agudo de 10 años, segundo lugar del concurso “Dibuja tu Tierra Ideal”

En Pro Eco Azuero hemos querido participar en esta celebración iniciando un concurso de dibujo para niños de 5 hasta 12 años, con el título “Dibuja tu Tierra Ideal” donde los pequeños dieron riendas sueltas a su imaginación y dibujaron como ellos querían su tierra ideal. Participaron alrededor de 60 niños y la votación se dio en nuestro instagram @proecoazuero dando como ganadora a la niña Valeria Espino Ríos de 8 años de edad y procedente de la ciudad capital; el segundo lugar fue para Ana Gabriela Agudo de 10 años oriunda de Santiago de Veraguas. Agradecemos la participación de todos los niños y el apoyo de sus padres quienes fueron los responsables de hacernos llegar los dibujos y también le agradecemos a todas las personas que votaron por sus favoritos, contribuyendo así que esta iniciativa fuera todo un éxito.

En 2020 hemos tenido varios acontecimientos naturales que nos hacen pensar que la naturaleza le está haciendo un llamado a los seres humanos, ya que la Tierra cada vez está más golpeada, azotada por los cambios bruscos de temperatura y la contaminación de los suelos, los ríos, los mares, el aire y a esto le incorporamos la tala indiscriminada de árboles acabando con nuestro planeta.

Debido a la situación global que se está viviendo a causa de la pandemia por el COVID-19, hemos visto significativos cambios en el medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2 un 25% según los cálculos del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA) debido a la reducción de consumo de combustibles fósiles como el petróleo, gas o carbón. El receso que hemos tenido como sociedad nos ha permitido darnos cuenta que los hábitos de consumo deben cambiar, se debe ser partícipes de economías más sostenibles y amigables con nuestro medio ambiente y así iniciar un cambio progresivo y permanente.

La Tierra nos pide a gritos ayuda, la naturaleza nos exige que actuemos ante tantos fenómenos que vivimos hoy en día, es hora de tomar conciencia y contribuir desde nuestros hogares a minimizar el daño que causamos a nuestra Madre Tierra.

Decía Chief Seattle:
“LA TIERRA NO NOS PERTENECE. NOSOTROS PERTENECEMOS A LA TIERRA”.

Apoya acciones contra el cambio climático en comunidades rurales en tiempos de COVID

Apoya acciones contra el cambio climático en comunidades rurales en tiempos de COVID

Esta semana que celebramos el 50 aniversario del Día de La Tierra, las comunidades rurales en Azuero, son simultáneamente vulnerables a los efectos del cambio climático y los impactos de COVID. Pro Eco Azuero está apoyando acciones contra el cambio climático en el pico de la temporada seca de Azuero y la epidemia de COVID en Panamá, ofreciéndoles ingresos a través de micro contratos para producir plantones y productos artesanales desde la comodidad de sus hogares. Este proyecto apoya precisamente la población MÁS vulnerable al COVID- adultos mayores, personas de las comunidades de bajos recursos convirtiéndolos en generadores de ingresos y héroes ambientales en tiempos difíciles.

¿Cuál es el Problema?

Aunque en un tiempo pasado gran parte de la península de Azuero consistía en bosque seco tropical, hoy menos del 7% del bosque de Azuero queda en el territorio, lo cual es especialmente trágico debido a que el bosque seco tropical es el ecosistema boscoso tropical más en peligro a nivel mundial, y tiene un alto nivel de endemismo en el sentido de que alberga especies que no existen a ningún otra parte del mundo. Los efectos del cambio climático están afectando a las comunidades rurales de Azuero.

La población de Azuero, es una de las más vulnerables a COVID: adultos mayores, de bajos recursos que económicamente están siendo afectados ya que la agricultura a baja escala usualmente se lleva a cabo en grupo y la industria del turismo se ha venido abajo.

¿Cómo este proyecto ayudará a solucionar el problema?

A medida que la temporada de reforestación (Junio a Agosto) del 2020 se acerca, Pro Eco Azuero ha hecho alianzas con algunos de las personas mayores mas conocedoras, que están en contacto con la tierra para producir plantones y productos artesanales desde la comodidad de sus hogares a través de micro contratos. Este proyecto empodera a gente que de lo contrario se sintiera aislada o que pueden experimentar una pérdida de ingresos para convertirse en super héroes cotidianos que Azuero necesita para incrementar la resiliencia a los crecientes efectos del cambio climático reforestando sus cuencas hidrográficas con especies nativas y frutales.

El personal de Pro Eco Azuero, hace visitas limitadas a las comunidades para retirar plantones y repartir materia prima necesaria para producir artesanías, además de recoger productos terminados al finalizar sus contratos. Provee asistencia virtual a los miembros de las comunidades a medida que ellos trabajan seguros desde sus hogares.

Impacto a Largo Plazo

En un país que está en cuarentena absoluta, el Proyecto empodera miembros de las comunidades rurales a producir y generar ingresos a lo largo de este tiempo difícil.

Esperamos que este Proyecto se convierta en una manera en la que pueden apoyar a sus familias mientras aceleran los esfuerzos para combatir otra crisis que la humanidad enfrenta- el cambio climático. El Proyecto está directamente atado a nuestra visión de reforestar un corredor ecológico de 80 km de bosque seco tropical que restaura el hábitat del mono araña de Azuero, protege cuencas hidrográficas, aumenta la seguridad alimentaria y construye resiliencia al cambio climático. Los plantones producidos serán plantados en nuestro corredor en los meses venideros de la temporada de reforestación 2020 y monitoreados por el equipo de Pro Eco Azuero. (Para ver más información acerca de este programa, pueden visitar nuestro canal de YouTube).

#heroesambientalesduranteCOVID

El sentir de Azuero por la llegada del COVID-19 a Panamá

Paisaje de una finca en Venao, Pedasí, Los Santos
Paisaje de una finca en Venao, Pedasí, Los Santos.

En estos momentos el mundo vive una crisis que se ha apoderado de cada rincón del planeta llenándolo de incertidumbre y miedo; nos enfrentamos a un virus que se propaga velozmente, infectando a la mayoría de países, por tal razón la OMS ha declarado la situación de pandemia.

En marzo 2020 se presenta el primer caso de COVID-19 en el país, y desde entonces se ha creado una alerta nacional promoviendo los cuidados esenciales para evitar el contagio y propagación de este virus en Panamá.

Hemos conversado vía telefónica con diferentes aliados en nuestras comunidades de la región para conocer cómo se está llevando y viviendo la situación actual con la llegada del virus al país.

Conversamos con José Cárdenas, colaborador del Ministerio de Ambiente sede Las Tablas en el Manejo Integrado de Cuencas. Él nos cuenta que actualmente MiAmbiente ha tomado medidas reduciendo su personal y ajustando el horario de trabajo; su departamento ha sido cerrado por el momento, por tal razón él se encuentra brindando apoyo a otras áreas del ministerio.

En cuanto a la situación en la ciudad de Las Tablas ve a las personas alarmadas y tomando conciencia medianamente de la situación; tomando las medidas que dicta el Ministerio de Salud y acatando en la medida de lo posible quedarse en casa.

Nos hace saber su preocupación en cuanto a cómo los ciudadanos podrán hacerle frente a la situación en el plano económico debido a que se ha podido percatar de los despidos que se están dando y como otorgan licencias sin sueldo a muchos trabajadores.

Hablamos con Doralis Cedeño, Maestra de la Escuela Primaria de Oria Arriba, comunidad que se encuentra en el distrito de Pedasí. Ella nos comenta que al iniciar clases habló con sus alumnos sobre este COVID-19 y ellos reaccionaron calmados y receptivos con la información que se les suministraba.

Por encontrarse un poco apartada de la ciudad de Pedasí, la comunidad de Oria Arriba no posee mucho contacto con personas que no pertenezcan a la comunidad; esto le da una cierta seguridad y tranquilidad a la población del lugar, pero de igual manera acatan las medidas impuestas por las autoridades y se mantienen informados de todo lo que pase en el país y la región.

La Maestra vive en Pedasí y nos comenta que allí junto a su familia están siguiendo las indicaciones al no salir de su casa, aplaude la rápida acción del Municipio en restringir la entrada de turistas previniendo así posibles contagios en la región.

Dalila Soriano, presidenta del Comité Ambiental de Paritilla nos habla de cómo al principio la comunidad de Paritilla no se tomaba la situación en serio, ignorando las indicaciones que se les daba; ya una vez se decretó el cierre de lugares donde se podrían dar aglomeraciones se tomó conciencia de la magnitud de la problemática nacional y empezaron a obedecer las indicaciones dadas por el Ministerio de Salud.
Se están quedando dentro de sus casas pendientes de los canales informativos para estar al tanto de lo que acontece en el país; reportan además que no han llegado personas de afuera lo cual es algo que los tranquiliza.

Entrevistamos a un propietario de un restaurante en la ciudad de Las Tablas y nos comenta su sentir con la situación actual que viven muchos comerciantes en la zona.

Desde su perspectiva ve la situación con preocupación, al ser un problema global afecta tanto a los que viven en grandes ciudades como también a las comunidades donde se registran mayor cantidad de personas mayores; adicional en estas comunidades distantes se pueden producir problemáticas como acceso a centros médicos capacitados así como también a la distribución de enseres de primera necesidad e insumos médicos.

El movimiento en su local ha bajado en un 80% y han tenido que tomar medidas drásticas con respecto al pago de salarios haciéndolos diariamente, se ha reducido la compra de alimentos, reponiendo solo la cantidad que se ha utilizado en el día.

Se cambió el protocolo de limpieza desinfectando todas las superficies con alcohol e hirviendo las esponjas para desinfectarlas. Cuando hacen el servicio a domicilio al terminar la entrega se lavan bien las manos con jabón y usan gel alcoholado.

Ve la situación incierta, con las nuevas medidas decretadas, las personas deberán permanecer en sus casas y muchos dejaran de recibir su salario. En nuestra región hay mucho trabajo informal, personas que dependían de lo que generaban día a día para llevar a sus casas; se nos vendrá una inestabilidad económica fuerte.

Recalca que al final lo más importante es la salud y cuidar de ella es prioridad en estos momentos, la economía se repondrá pero hay que poner de nuestra parte para sobrellevar esta situación de la mejor manera.

Estamos viviendo esta situación a nivel global, debemos estar conscientes que se deben acatar al pie de la letra las medidas propuestas por las autoridades competentes, sabemos que es difícil pero debemos actuar responsablemente por el bien de todos, es el momento donde debemos tratarnos con más humanidad y practicar la empatía y solidaridad para hacer de esta situación más llevadera.

La región de Azuero se ha caracterizado por su gente luchadora, trabajadora, unida, perseverante, amable y empática con causas difíciles; reconociendo estas cualidades La Fundación Pro Eco Azuero está orgullosa por pertenecer y colaborar con esta región, se siente obligada a dar apoyo de tal forma que las comunidades azuerenses tengan cierta tranquilidad y el optimismo de que esta situación prontamente va a ser superada.

Aquí se encuentra gran parte de la población vulnerable ante esta situación, por tal razón debemos cuidarnos y protegernos, juntos saldremos adelante como región y como país.

#Quedateencasa hazlo por ti, tu familia, tu comunidad, tu país y tu mundo.

#Quedateencasa . Estamos contigo.

El Cogollo, fibra natural utilizada por Los Eco Artesanos de Azuero

Artesana elaborando artículos con cogollo

“De nuestra tierra a sus manos” eslogan del grupo de Los Eco Artesanos de Azuero, donde se resalta la utilización de las fibras naturales que se encuentran en la región para ser utilizadas en la elaboración de artesanías locales.

Las artesanías tradicionales en la región de Azuero son símbolos de cultura, pero se ha querido evolucionar y confeccionar más artículos de acuerdo a las demandas actuales de los mercados sin cambiar los materiales naturales como materia prima.

Las especies de plantas utilizadas para la elaboración de las artesanías con el pasar del tiempo se han ido perdiendo, nuestros ancestros cultivaban y cosechaban estas fibras para su uso y así cada artesano se dotaba de los materiales que necesitaban según el tipo de artesanía que desarrollaba. Empezaron a vender estas fibras pero cada vez eran menos los que se dedicaban a esta actividad.

Hoy en día son muy pocas personas que se dedican al cuidado de estas fibras, es más, el desconocimiento de las especies que se utilizaban también forma parte de la desaparición de estos recursos que cada vez son más difíciles de encontrar.

Al utilizar fibras naturales estamos rescatando estas especies de plantas que nos proporcionan materiales de lujo para la elaboración de artesanías únicas, además de abaratar costos pudiendo cultivarlas en nuestras casas.

La planta de Bellota (Carludovica palmata)

La planta de Bellota (Carludovica palmata), también llamada toquilla; es una planta similar a la palma, es de aquí de donde se extrae el material para la confección del sombrero panameño, entre otras artesanías.

Lo que conocemos como “El cogollo” son las hojas nuevas cerradas, que pasan por un proceso riguroso para llegar al material final utilizado. El proceso inicia cortando la parte donde se encuentran las hojas cerradas, sacando estas hojas y cocinándolas con agua; luego de cocinarlas ellas se van soltando y se colocan al sol para que se sequen. Después de este proceso queda lista ya la fibra de cogollo para ser utilizada.

Aretes hechos de Cogollo

El cogollo es un material natural que tiene fibras suaves y flexibles que es de gran ayuda a la hora de trabajarlo, además es duradero; por tal razón nuestros artesanos la utilizan actualmente para confeccionar sus artesanías. Dentro de los artículos que fabrican podemos mencionar aretes, vinchas, jabas, sujeta cabellos, porta vasos, entre otros.

Hoy en día ya casi no se consigue esta planta en la región, por lo cual La Fundación Pro Eco Azuero quiere hacer huertos dentro de las comunidades donde los artesanos puedan cultivar y acceder a estos materiales cuando lo necesiten sin ningún costo.

Uno de nuestros objetivos es que cada artesano cuente con las fibras necesarias al alcance de sus manos, también se promueve a la educación de las nuevas generaciones del cultivo de estas especies y la forma correcta como obtenerlas y trabajarlas.

Para conocer más acerca de los Eco Artesanos y sus productos a base de fibras y materiales naturales te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales @proecoazuero para conocer nuestra novedades.

Comité de cuenca, salvemos al Rio Guarare

Comité de cuenca 1

Estar a la vanguardia de la conservación de nuestro medio ambiente es una de las metas principales como fundación Pro Eco Azuero. En base a esto, trabajamos en conjunto con los comités de cuenca y esto nos ayuda a tener un acercamiento comunitario. En esta ocasión, nuestro enfoque en conjunto se hace en base a la contaminación que está sufriendo el Rio Guararé, el cual pertenece a la provincia de Los Santos. El río es utilizado por los residentes de esta región para uso recreativo. Por encontrarse contaminado, ha producido enfermedades como conjuntivitis, alergias en la piel las cuales afectan a niños, jóvenes y adultos. Este es uno de los temas de mayor preocupación debido a que como ciudadanos debemos cuidar nuestras fuentes hídricas.

Comité de cuenca 2

Tomando en cuenta que muchas veces la comunidad no se encuentra totalmente informada, se toma la decisión de realizar tres giras informativas en la parte alta, media y baja del rio en conjunto con miembros del comité de cuenca 126. Dicho comité está formado por miembros de diferentes instituciones gubernamentales, ONG y personas de la comunidad y la sociedad civil. Las tres comunidades visitadas fueron Cucula, La Enea de Guararé y el Nanzal las cuales pertenecen a la parte alta, media y baja del Rio Guararé. Tres puntos focales de esta investigación en los que se presentaron los resultados observados de las giras. El Ing. Daniel Vergara, presidente del Comité de Cuenca 126, realizaba la presentación en base a esquemas, mapas y resultados para divulgar la información a la comunidad.

Comité de cuenca 3

En resumen, los resultados que se divulgaron fueron: que El Rio Guararé presenta mayor contaminación debido a la cantidad de químicos que son arrojados a las orillas del mismo, viéndose afectada la vida acuática y esto limita su uso recreativo. De igual manera, la cantidad de producciones porcinas que se encuentran a lo largo del rio las cuales muchas veces sus aguas llegan a estos afluentes. Se busca crear nuevas metodologías donde se interaccione ambiente-productor-comunidad, brindándoles la oportunidad de implementar nuevas técnicas que no afecten tanto a esta fuente hídrica.

Así mismo, le brindamos acompañamiento al Comité de Cuenca 126 para la creación de un comité de sub cuenca del Río Caldera para afianzar más los lazos con la comunidad y contribuir a las mejoras de estos temas ambientales. Temas que nos afectan a todos los residentes de Los Santos, de Azuero y de Panamá en general.

Te invitamos a que formes parte de nuestros esfuerzos. Síguenos en nuestras redes sociales @proecoazuero para enterarte de nuestros eventos. Depende de todos lograr tener un Azuero sostenible para nuestras futuras generaciones.