Perspectiva de la Juventud: El Precio de un Futuro Limpio y Sano

EL PRECIO DE UN FUTURO LIMPIO Y SANO:

VICENTE VÁSQUEZ, PRACTICANTE DEL PROYECTO ECOLÓGICO AZUERO, COMPARTE UNAS PALABRAS SOBRE EL FUTURO DE AZUERO

Consumo; lo que sostiene nuestra economía, lo que nos mantiene ocupados produciendo alimentos y artefactos. Es el punto de donde parte toda nuestra influencia negativa en los ecosistemas, cada segundo que pasa 800 toneladas métricas de gases de efecto invernadero se acumulan en la atmosfera, y si es el consumo excesivo la base del problema del aumento de la temperatura media, el consumo moderado y responsable es la solución.

Existe la tecnología necesaria para generar sistemas altamente sostenibles y resilientes, sin embargo implementarlos requiere de una demanda estable. El consumidor debe exigir productos con una huella ecológica mínima; pero se ha extendido el concepto de que todo lo que es orgánico y ambientalista es costoso, y lo es por la razón de que hay poca demanda y por ende poca oferta.

Divulgar públicamente la huella ecológica producida por cada empresa e industria es una forma efectiva de concientizar a la población, el conocimiento público de la cantidad de contaminación producida por cada uno de los productos que consumimos producirá un sentido de responsabilidad ambiental; hará que se inclinen a empresas más comprometidas con cuidar al medio ambiente y con ello la competencia comercial cambiara su enfoque. Un ejemplo claro de la influencia que esto puede tener es la prohibición de la publicidad del tabaco en algunos países, desde el momento en que se dejó de publicitar con un enfoque de poder y hombría, y se comenzó a agregar mensajes del daño que causa al organismo en sus cajas, las ventas se redujeron considerablemente.

Aumentar los impuestos a todas aquellas empresas que generen más contaminación de la que el entorno pueda soportar, hará que los precios de los productos aumenten, pero aquellos que tengan un carácter eco amigable serán más baratos para el consumidor y así la oferta aumentara, hasta que el cambio sea perceptible en la temperatura media del planeta.

El primer paso a tomar por nuestro gobierno es darle un valor económico a todos los recursos naturales primordiales para nuestra supervivencia; sea agua, aire o suelo. Luego limitar todas aquellas actividades económicas que generan un impacto profundo en esos recursos, solo por obtener otros recursos que no son de importancia inmediata para la población y no dejan más que un paisaje destruido. Además, crear leyes que estipulen la obligatoriedad de declarar las emisiones de dióxido de carbono, la contaminación del suelo y del agua en las etiquetas de todo producto vendido dentro del país, y posteriormente crear formas de divulgación publica del total de la contaminación generada mensualmente por cada empresa radicada en el istmo.

Es como llevar un gran letrero en el pecho, que exprese el verdadero impacto que tiene cada uno nosotros sobre el medio ambiente, es la forma de apoyar el crecimiento de las empresas ambientalmente responsables y de responsabilizar a aquellas que no lo son. Revolucionando nuestra economía, cambiando el enfoque de nuestro consumo y reduciendo la temperatura.

Por: Vicente Vásquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *