El Árbol del Mes de Octubre: Ceiba Pentandra

Conocido por los hablantes de inglés como el “kapok” y por los hispanohablantes como la ceiba, o el bongo, la Ceiba pentandra es un árbol de hoja caduca y de gran altura, nativo de la península de Azuero.

Perteneciente a la familia Malvaceae, la Ceiba pentandra cuenta con un número de otras especies de árboles nativos de Azuero como miembros de su familia, incluyendo el barrigón (Psuedobombax septenatum), el cuipo (Cavanillesia platanifolia), el cedro espino (Pachira quinata) y el balsa (Ochroma pyramidale ) .

La Ceiba es reconocida por su gran altura y su base reforzada que proporciona apoyo estructural adicional. Al igual que su hermano, el cedro espino, la Ceiba frequentemente produce espinas en su tronco para disuadir a los mamíferos intrépidos de la alimentación de  su corteza o de las hojas del árbol. Las hojas de la Ceiba son ellas mismas distintivas, siendo digitadamente compuestas, con 5-8 folíolos que irradian desde un único punto, en la forma de una mano.

La base reforzada de la Ceiba c. National Parks of Singapore

Cuando florece la Ceiba, es un evento culinario importante, y el menú atrae a una clientela diversa. Cada Ceiba puede producir hasta 200 litros de néctar en cada temporada, y las flores son visitadas día y noche por una amplia gama de animales. Comensales nocturnos incluyen murciélagos, monos, marsupiales, mariposas y polillas, y en las horas del día son por lo general el dominio de abejas, avispas, y colibríes.

Aunque las flores de la Ceiba son hermafroditas, un sistema de seguridad interno evita que el árbol se polinize a si mismo y produzca descendencia de baja calidad genética. Como tal, los árboles dependen de actores externos para transportar el polen. Los murciélagos son polinizadores particularmente importantes para la Ceiba. Los estudios de paternidad de árboles de Ceiba a orillas del río Amazonas han descubierto considerable mezcla genética entre los árboles en ambos lados del río. Los científicos determinaron que los murciélagos eran los responsables de las polinizaciones de larga distancia, con los mamíferos voladores moviendo el polen más de 2 kilómetros de ida y vuelta entre las riberas del río.

Las flores de la Ceiba c. Wikimedia Commons

En Panamá, florece el Ceiba pentandra entre noviembre y marzo, pasando a formar frutas verdes y oblongos en el extremo de las ramas . Los árboles pueden producir entre 500 y 4000 frutos, que se secan al sol y se abren para revelar cientos de semillas individuales rodeadoas por manojos de fibras algodonosas. Con el primer viento fuerte, las fibras suaves echan a volar, llevándose las semillas a nuevos locales. Gracias a su sistema eficaz de dispersión por viento, la Ceiba es a menudo uno de los primeros árboles de colonizar las áreas abiertas de los bosques.

Las fibras algodonosas ayudan a las semillas volar con el viento c. Digital Musings

La alta tasa de germinación de las semillas de la Ceiba (71% con semillas naturales) permite que el árbol sea relativamente fácil de cultivar en los viveros. Plántulas protegidas crecen rápidamente, con árboles jóvenes alcanzando 40 centímetros en tan sólo 3 meses. Árboles de Ceiba maduros suelen ser algunos de los más altos de cualquier bosque, creciendo hasta 13 pies por año y regularmente alcanzando alturas de 50 metros. Uno de los árboles más altos de América Central es una Ceiba que se encuentra en la Península de Osa en Costa Rica que tiene más de 80 metros de altura.

La corona impresionante de la Ceiba sobrepasa lo demás c. Reinaldo Aguilar

La Ceiba pentandra crece en zonas de baja elevación en África Occidental y a través de América Central y del Sur. Se encuentra tan al norte como en México y tan al sur como en Bolivia. Es un árbol de gran importancia cultural para muchos pueblos de estas regiones.

Para los mayas, la Ceiba pentandra es el árbol de la vida. Los mayas dicen que las raíces de la Ceiba penetran al inframundo y que las ramas se extienden hacia el cielo.

Hojas de la Ceiba pentandra c. Carlos Navarro

En Trinidad y Tobago, «El Castillo del Diablo» es un Ceiba pentandra particular que crece en lo profundo de la selva, donde se dice que el demonio de la muerte reside. El folklore habla de un carpintero que talló siete salas en el interior del árbol y engañó al demonio Bazil al entrar. La leyenda cuenta que Bazil reside en el árbol hasta nuestros días.

En América del Sur, los indios Huaorani dicen que el río Amazonas nace del tronco lleno de agua de un gigante caído Ceiba pentandra.

En África occidental, la Ceiba es conocida por los senegaléses como el «árbol de las palabras.» En un centro de salud particular, en Senegal, los enfermos suelen acercarse a las raíces de una Ceiba cercana para hablar de sus problemas.

__________________________________________________________________________________________

Para leer otros cuentos folklóricos de la Ceiba y de otros árboles neotropicos, haga click aquí.

Para ver fotos de alta calidad de las flores, frutas, hojas, y semillas de la Ceiba, haga click aquí.

4 thoughts on “El Árbol del Mes de Octubre: Ceiba Pentandra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.